Modelos
Marta
Modelos
foto08

Mi buena amiga Kimera me presentó a Marta. Al igual que otras veces la historia se repitió: Marta vió mis trabajos, le gustaron, le entró el gusanillo y...

Nos vimos un día a la hora de comer. Y aunque durante un buen rato estuvimos hablando de otras cosas, flotaba en el ambiente la pregunta de si íbamos a hacer nuestra sesión o no. Al final salió la cuestión: "bueno, sí"; "pero es que no sé"; "yo nunca quedo bien"; "no me gusto en las fotos"; en resumen, lo normal.

Y llegó el día. En principio no se sentía ella muy segura. Pero a la hora de la verdad no pudo escapar, y tras los leves nervios y titubeos propios del comienzo la cosa empezó a funcionar. Marta se fue relajando a medida que yo iba disparando mi cámara, cada vez con más entendimiento y más complicidad conmigo. Y se soltó, vaya si se soltó. ¿De verdad que nunca habías posado, Marta?

Unos ojos preciosos, un rostro bello y expresivo, unas poses simpáticas y agradables que pronto fueron saliendo de forma espontánea. Y además, por una vez en la vida, quedó bien y se gustó. También lo normal. De veras que estuviste genial, amiga mía.

thumb01
thumb02
thumb03
thumb04
thumb05
thumb06
thumb07
thumb08
thumb09
thumb10
thumb11
thumb12